Flash Bang Mundial

Buenos Aires, Jueves 9 octubre 2008

Las granadas llamadas “Flash Bang” son armas no letales que generan luz y ruido. La luz de una “Flash Bang” es tan brillante que produce ceguera momentánea, la explosión -de más de 170 dB, mucho más que un avión a reacción al despegar- ensordece por varios minutos a las personas expuestas. Esta granada es un arma táctica usada por la policía y militares para desorientar a enemigos atrincherados dejándolos fuera de combate sin matar a nadie (el video de arriba muestra un ejemplo). Los expertos en economía y finanzas, los polìticos y la descoordinación de los bancos centrales del mundo, parecen enceguecidos por una repentina bomba de luz y ruido. Todos están completamente desconcertados, desorientados, estúpidos.

Al respecto (según mi interpretación) días atrás Clarín publicó una brillante columna de Thomas Friedman (original para The New York Times) que decía:

Siempre creí que el gobierno de Estados Unidos era un sistema político único, diseñado por genios para que pudiera ser manejado por idiotas. Me equivoqué. Ningún sistema puede ser lo suficientemente lúcido como para sobrevivir a este nivel de incompetencia e imprudencia de parte de la gente encargada de manejarlo.

(…) Tenemos miembros en la Cámara baja, muchos de los cuales, sospecho, no pueden equilibrar ni sus propias chequeras, que rechazaron un complejo paquete de rescate porque algunos votantes los inundaron con llamadas telefónicas.

(…) Todos estamos relacionados. Tal como otros destacaron, no se puede salvar a Main Street y castigar a Wall Street de la misma forma, como no se puede estar en un bote con alguien que uno odia y pensar que la filtración en el bote del lado de él no va a hundir también al resto.

Lo que sucede fue muchas veces anticipado. En 2004, por ejemplo, Stephen Roach (wikipedia) ya hablaba de una inminente catástrofe económica para los Estados Unidos. La verdad, nadie le creyó, y sus palabras no pasaron de ser las de un apocalíptico de moda tratando de agitar a la prensa, como lo son quienes hablan del “calentamiento global”.

Pero ahora Pánico es la palabra del día. Ahora, con dirigentes enceguecidos y desorientados, todo parece desbarrancarse. Hoy, por ejemplo, el Banco Mundial habla de una inminente recesión global. Hoy también, la República Argentina aparece en el tercer puesto en el ranking de riesgo país del J.P. Morgan, después de Ecuador y Venezuela (!).

Esto es el “Apocalípsis”

En la Biblia la proximidad del fin del mundo es anticipado por señales rarísimas: Trompetas, ángeles y cosas de pesadilla.

8:7″ El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra (…)”

(…) 9:7 “El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas”

(….) “el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban. ”

En el mundo real las señales de que algo raro y muy malo está pasando no son de ese estilo, pero son igual de evidentes, como las langostas con caras humanas. Por ejemplo, semanas atrás una funcionaria argentina le ha querido dar una clase de economía al mundo en una charla improvisada. Tal vez es una de las más desopilantes señales apocalípticas que podemos esperar. Podría ser que Dios al final tuviera sentido del humor e hiciera chistes para avisarnos del fin…

Nada puede ser más claro para decir que se avecina el fin del mundo, ni las malditas langostas con caras humanas, ni siquiera el mismísimo arcángel Gabriel en la CNN.

Encandilados, aturdidos, desorientados.

Comentá!